viernes, 3 de junio de 2011

RCP en Pediatría


Las consideraciones que deben tenerse en la reanimacion cardiopulmonar en niños y lactantes es que ésta se desencadena de una fibrilacion ventricular por tanto, se recomienda comenzar las maniobras de RCP básica un minuto antes de activar el sistema de emergencias.                                                                                            


Secuencias de actuación


Al igual que en la RCP de adultos, el paso inicial para los dos grupos consistirá en comprobar, mediante estímulos sonoros y táctiles, si están conscientes (M.E.S).
Si no lo están, se procede a solicitar ayuda a las personas del entorno y a efectuar inmediatamente el resto de comprobaciones.
El orden de las maniobras será:




1. Apertura de la vía aérea.
2. Comprobación de la existencia de ventilación espontánea.
3. Ventilación, si no respira.
4. Comprobación de la existencia de pulso.
5. Inicio de las compresiones torácicas, si no existe pulso.


A continuación, describiremos las diferentes maniobras para cada grupo:




Apertura de la vía aérea
Se realizará mediante las maniobras descritas para los adultos, teniendo en cuenta que en los lactantes la extensión del cuello deberá ser neutra, debido a que la prominencia del occipucio predispone a la extensión del cuello, al ponerlo en posición de RCP sobre una superficie plana. En los niños, la extensión cervical deberá ser moderada. En caso de sospecha de lesión cervical, se optará por las maniobras en que no haya que mover el cuello.




Comprobación de la ventilación
Se recomienda realizar la misma maniobra que en adultos, acercando el rostro a la boca y la nariz del paciente y observando su tórax. De no existir ventilación espontánea, se procederá a la ventilación inmediata con aire espirado, efectuando 5 ventilaciones lentas (de 1 sg. a 1 1/2sg. de duración) boca a boca-nariz, en el caso de lactantes, o boca a boca, en niños. La cantidad de aire administrada dependerá de la edad y tendrá que ser suficiente para movilizar el tórax de la víctima, evitando la distensión de la cámara gástrica.




Comprobación de la existencia de pulso
Se realizará a nivel braquial, en lactantes, y a nivel carotídeo, en niños. En ausencia de pulso, en niños, o si la frecuencia detectada es inferior a 60 pulsaciones por minuto, en lactantes, se procederá a la realización del masaje cardiaco externo. En lactantes, se aplicará a nivel del esternón y a un través de dedo por debajo de la línea intermamilar, ejerciendo la compresión con los dedos 2.º y 3.º de la mano y haciendo descender la pared torácica aproximadamente 2 cm. En niños, el punto de masaje se halla en el tercio inferior del esternón, dos traveses de dedo por encima del apéndice xifoides. La presión se aplica con la palma de una sola mano. En ambos casos, la frecuencia recomendada es de aproximadamente 100 compresiones por minuto, y la sincronización con la ventilación será de 1 ventilación por cada 5 compresiones torácicas, siempre aplicadas por un solo reanimador. En la RCP pediátrica se comprobará cada 2 minutos la eficacia de las maniobras, deteniéndolas durante 5 segundos y comprobando la ventilación y el pulso espontáneos.                                            .

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada